martes, 14 de febrero de 2012

Teoría Creacionista.

Se denomina creacionismo al conjunto de creencias, inspiradas en doctrinas religiosas, según las cuales la tierra y cada ser vivo que existe actualmente proviene de un acto de creación por uno o varios seres divinos , cuyo acto de creación fue llevado a cabo de acuerdo con un propósito divino.

Creación de Adán, de Miguel Ángel, en la Capilla Sixtina.
El creacionismo se destaca principalmente por los «movimientos antievolucionistas», tales como el diseño inteligente cuyos partidarios buscan obstaculizar o impedir la enseñanza de la evolución biológica en las escuelas y universidades. Según estos movimientos creacionistas, los contenidos educativos sobre biología evolutiva han de sustituirse, o al menos contrarrestarse, con sus creencias y mitos religiosos o con la creación de los seres vivos por parte de un ser inteligente.Por extensión a esa definición, el adjetivo «creacionista» se ha aplicado a cualquier opinión o doctrina filosófica o religiosa que defienda una explicación del origen del mundo basada en uno o más actos de creación por un dios personal, como lo hacen, por ejemplo, las religiones. Por ello, igualmente se denomina creacionismo a los movimientos pseudocientíficos y religiosos que militan en contra del hecho evolutivo.

1 comentario:

  1. El creacionismo no logró congeniar el relato del Génesis con la ciencia -a mi entender- simplemente porque no se había podido esclarecer de que hablaba el texto bíblico. En el año 2010, Alberto Canen postuló la teoría del observador en la cual evalúa la posibilidad de que exista un observador de la creación del sistema solar, oculto en el relato. Este observador que presencia una visión de los seis mil millones de años de desarrollo de nuestro sistema solar narra lo que ha visto sin comprender realmente lo visto, y lo narra según sus parámetros. Recién ahora es posible entender lo que el narrador dice gracias a los últimos descubrimientos en materia de astronomía. Este observador estaría narrando desde un lugar sobre la superficie terrestre. Una ubicación fija. Y desde esa perspectiva narra lo que observa. Al situar a esta persona en ese lugar toda la narración del los siete días encaja a la perfección. Obviamente los siete días son los 6.000 millones de años comprimidos en tal vez siete visiones de una por día. Pueden baja el libro El observador de www.albertocanen.com en pdf o word

    ResponderEliminar